El desafío de comer sano.



No todos los días son iguales ni todos los días tengo el mismo hambre ni todos los días me sientan los alimentos de la misma manera. Esto además tiene mucho que ver con el concepto de la bio-individualidad. Es decir, lo que me sienta bien a mi o me gusta no tiene porque irle bien a los demás y viceversa. Incluso podría ser dañino para el otro. Somos seres únicos, genuinos e irrepetibles y como tales para comer sano tenemos que encontrar lo que nos sienta bien y lo que nos gusta.

Cada día intento nutrir mi cuerpo con alimentos sanos. Los nutrientes contenidos en la comida son los ladrillos con los que se construye el edificio de nuestro cuerpo y si el edificio está construido con buenos ladrillos es más probable que no se derrumbe o que tenga agujeros.

¿Qué como? 😝

El desafío de comer sano.

Se que a veces es difícil saber lo que es saludable y lo que no, es complicado con tanta información que recibimos por todos sitios. Los medios de comunicación, las redes sociales, los libros, los familiares, los amigos, el médico, el frutero, etc no hacen sino confundirnos. Los lácteos son malos, los frutos secos engordan, la carne produce cáncer,… recibimos tantos mensajes que al final no hacemos caso de nada o dejamos de comer cosas que no tenemos porque dejarlas. Pero hay una guía que yo sigo para quedarme tranquila y saber lo que estoy haciendo. Os voy a dar mis ideas sobre comida saludable y luego os voy a describir lo que como en un día. Esto por supuesto varía de un día para otro pues no es lo mismo si voy a estar en casa sentada delante del ordenador todo el día o si me voy con la bici a hacer kilómetros o a correr. He aprendido que al comer de manera equilibrada, el cuerpo me va pidiendo comida conforme la va necesitando excepto en aquellas ocasiones que por estrés, preocupaciones o por “presión de grupo” a veces me dejo llevar y como más de la cuenta o las cosas equivocadas. Desde luego esto me pasa muy poco pues he aprendido a gestionar el estrés y la presión de grupo de otras maneras que no son el dejarme llevar con la comida. Hay momentos de estrés o ansiedad en los que parece que no nos saciamos o que acabamos de comer y seguimos con hambre. En estos momentos en los que tenemos hambre emocional o bien no nos saciamos fácilmente o bien nos apetecen comidas basura y dulces. Esto en realidad no es negativo, lo debemos tomar como señal de que algo nos pasa y que estamos necesitando algo que no lo estamos saciando al comer. Podéis leer sobre como detectar el hambre emocional y el hambre fisiológica en éste post de Eva Fontcuberta.

¿Cómo es tu relación con la comida?

Mi relación con la comida.

Hasta hace unos años yo tenía una relación muy conflictiva con la comida. Relación amor-odio. Desde pequeña tenía compulsividad y pasé del trastorno por atracón a la bulimia. Fueron años horribles, realmente destructivos y estoy orgullosa de haberlo superado y no solo eso, ahora la comida para mi es una gran amiga, me cuida, me habla y tengo una relación excelente con ella. Años de sufrimiento, terapia y trabajo personal han servido para aprender lo que no está en los libros sobre éstos trastornos alimenticios tan devastadores. Realmente estas enfermedades son síntomas y no la enfermedad en sí. El problema real o el origen de éstos trastornos está en la salud emocional de la persona. Trabajar las emociones y la gestión emocional es una vía para tener una buena relación con la comida y no intentar cubrir necesidades que no corresponden con ella. Nuestras relaciones con los demás, el descanso, el rendimiento o desempeño en el trabajo o los estudios, fracasos de cualquier tipo, necesidades de contacto, de cariño etc no se pueden cubrir con comida. La alimentación saludable empieza con la gestión emocional.

Pautas que sigo para saber que me alimento bien.

  1. Como mucha fruta, verduras y frutos secos. Los frutos secos tienen grasa y proteínas saludables y la fruta y verdura aportan fibra e hidratos de carbono. Estos tres alimentos para mí son la base de mi alimentación. Me aseguro la ingesta de la mayor parte de las vitaminas y minerales. Tomo un mínimo de 3 piezas de fruta, 5 verduras diarias y un par de puñados de frutos secos y semillas.
  2. Tomo una cantidad mínima de alimentos procesados. Los procesados que utilizo son normalmente conservas y ecológicos. Legumbres en tarro, tomate frito, conservas vegetales, tahini o pasta de sésamo, mantequilla de cacahuete, tofu, aceitunas, maíz, etc. Hay que tener mucho cuidado con los productos ecológicos ya que no todos son saludables. Ahora están muy de moda los snacks de lenteja, de garbanzo o de quinoa por ejemplo y esto son alimentos procesados que no por ser ecológicos dejan de ser comida basura. Estas cosillas las dejo para los fines de semana o algún momento especial aunque cada día intento evitarlas más.
  3. No tomo dulces ni productos hechos con harina refinada ni azúcar refinada. Os recomiendo que si os gustan los bizcochos y galletas busquéis productos ecológicos y/o hechos con harinas integrales y azúcar de caña que los venden en tiendas ecológicas. También podéis hacerlos en casa que es lo más recomendable. De todas formas yo no los como. Cuando tengo antojo de dulce lo cubro con dátiles, plátanos y fruta fresca y me quedo tan satisfecha.
  4. Tomo lácteos y huevos ecológicos.
  5. No como carne. Esto es por un tema no de paladar sino algo mas espiritual. Así que si vosotros sois de comer carne os aconsejo que comáis carne ecológica. Mejor comer pollo solamente un día a la semana que 4 días comiendo carne de pollo hormonado y tratado con antibióticos o alimentado con pienso basura. El pescado lo tomo una vez a la semana y es de captura.
  6. Tomo una dieta baja en gluten. En casa tomo pan ecológico hecho con cereales sin gluten ( trigo sarraceno, teff, maíz) y de vez en cuando, si desayuno fuera de casa tomo pan integral tostado, pero intento que sea soló 1 o 2 veces por semana. No tomo pan en las comidas a no ser que la comida en sí sea de pan, es decir un bocadillo. Este caso es muy inusual para mí pero si tomo un bocadillo por ejemplo para cenar, lo hago con pan ecológico sin gluten o en su defecto pan integral. A veces con la cena tomo un cracker ecológico sin gluten.
  7. Cafeína y alcohol en cantidades mínimas. Voy alternando cafe/te descafeinados con cafeinados en días alternos. O incluso hay semanas que hago detox de cafeína y no tomo nada durante una o varias semanas. Con el alcohol igual. Bebidas espirituosas no tomo. Vino el fin de semana si se tercia pero si no se tercia puedo pasar 1 o 2 semanas sin probar el vino. La cerveza es mi debilidad así que ahora que las hay sin gluten y están tan buenas procuro que sean sin gluten. Para asegurarme que mi hígado se mantiene sano, dejo 2 o 3 días a la semana sin cafeína ni alcohol.
  8. Bebo mucha agua entre comidas y durante las comidas, muy poca.
  9. Mastico bien cada bocado.
  10. Como cuando tengo hambre. Cuando no puedo hacerlo, noto como mi cuerpo se resiente así que intento prever cuando voy a tener hambre y no voy a tener acceso a comida para estar preparada con algún rico snack. Si no tengo hambre no como.

Lo que como en un día.

Aquí hay un ejemplo de menú que tomo durante un día. Esto es un día cualquiera por supuesto y suelo variar lo que como cada día. Me encanta variar y experimentar.

  • Desayuno. Para comenzar mi día bebo un gran vaso de agua. A continuación me tomo un te con un chorreoncito de leche ecológica o leche vegetal.  Bol de fruta con queso cottage. Plátano, arándanos y kiwi con queso cottage, semillas de chia y semillas de cáñamo. Este es uno de mis desayunos favoritos y que mejor me sientan. Voy variando cada vez las frutas que pongo y el lácteo que utilizo, a veces utilizo leche vegetal en vez de lácteos. También varío los frutos secos y semillas que le pongo.
  • Media mañana. Zumo de naranja natural y un puñado de anacardos.
  • Almuerzo. Potaje de judías rojas con col kale. Además de esos dos ingredientes, éste potaje tiene ajo, tomate troceado, tomates secos además de condimentos y especias. Este plato lo acompaño de batata al vapor.
    Infusión de limón y jengibre.
  • MeriendaDátiles medjool con crema de almendra y un vaso de leche de coco.
  • Cena. Crema de zanahoria. Tortilla de espinacas. Cracker 100% trigo sarraceno.

Esto es un día entre semana, no he hecho ejercicio físico y he hecho todas las comidas en casa. Las cantidades son abundantes, y éste día por ejemplo no he picado más de la cuenta pero otras veces cuando necesito picar, mis comodines son la fruta fresca y seca. Como he comentado antes la cerveza es mi debilidad así que algún día que otro me tomo una antes del almuerzo.

Escucha a tu cuerpo.

La vida es un continuo evolucionar y cambiar y lo que me funciona hoy puede dejar de hacerlo mañana. Por eso la clave de todo está en escuchar tu cuerpo y tus emociones, conocerte a tí mismo y aprender de cada paso, de cada acierto y de cada desacierto. Seguramente habrá personas que coincidan conmigo en unas cosas y otras no coincidan en nada. Este es un artículo muy personal que quería compartir, espero que os haya resultado útil. Si te ha gustado compártelo y deja algún comentario.

Si quieres mejorar tu salud y atención personalizada, contacta conmigo en el formulario de contacto.

¡Feliz día!

Gracia L.O.V.E.

 

LO QUE NECESITAS SABER SOBRE LA DIETA PERFECTA.

Los patrones dietéticos a lo largo de la historia y de las culturas han ido cambiando. Hay modas, tendencias y preferencias en cuanto a la dieta se refiere que hacen que vayamos fluctuando entre unas y otras sin ciertamente saber qué estamos haciendo y sin realmente saber si nos sientan bien o no. En nutrición, hoy en día encontramos de todo. Hay teorías que defienden ciertas tendencias ( por ejemplo las que proclaman que los lácteos no son buenos) y otras teorías defienden todo lo contrario. Todo ello apoyado por investigaciones y estudios que curiosamente demuestran hipótesis opuestas.

Algo más que ingerir alimentos.

Todo esto nos viene a decir que la nutrición no es una ciencia exacta, al igual que la medicina. Cada persona, cada organismo y cada alimento interaccionan de forma diferente y al igual que la apariencia física varía entre una persona y otra, los órganos y sistemas internos también varían de una persona a otra. Todos somos bioquímicamente diferentes. La nutrición va más allá del hecho de ingerir alimentos. El estado de ánimo, nuestra raza, nuestros antepasados, nuestra gestación y primeros años de vida, etc influyen en como respondemos ante ciertos alimentos. LA DIETA PERFECTA es la que a tí te sienta bien y para ello tienes que escuchar a tu cuerpo y experimentar con distintas tendencias dietéticas para encontrar lo que te va bien.

Tendencias actuales.

Hay más de 100 tipos de teorías dietéticas pero yo me voy a centrar en tres que yo considero que hoy en día son las tendencias saludables principales de alimentación. La dieta mediterránea tradicional, la dieta cetogénica (ejemplo Paleo) y la dieta vegana-vegetariana. Estas tres tendencias son las más extendidas en la población y en las siguientes líneas hablaré de manera general qué elementos componen estas dietas y mi opinión sobre ellas. Otras dietas incluyen la macrobiótica, la crudívora, la del ayuno intermitente, atkins, la dieta del grupo sanguíneo, dieta dukan y así hasta más de la centena.

Dieta mediterránea.

La dieta mediterránea has sido universalmente reconocida como una de las dietas más saludables que existen. Es una dieta muy equilibrada y su base son los alimentos vegetales, hortalizas, legumbres, cereales, frutas, frutos secos y aceite de oliva. También incluye aves de corral, pescados, huevos y lácteos en menor cantidad y carnes rojas de manera ocasional. La comida principal suele estar regada con una copa de vino. Es una dieta que tiene gran diversidad y los nutrientes en los platos tradicionales están bastante equilibrados. No es una dieta para nada restrictiva y se beneficia de las combinaciones de alimentos y platos apetitosos que hacen que ésta dieta sea muy atractiva y para nada monótona. La dieta mediterránea también abarca un estilo de vida en el que la convivencia con los que tenemos alrededor, hacer de la comida toda una celebración y disfrutar de tertulias durante y después de la comida hacen que se cubran necesidades no solo nutricionales sino también espirituales.

La COMBINACION de los alimentos con este tipo de dieta es la siguiente:

Frutas, hortalizas y cereales ( así como tubérculos y legumbres ): 50%.

Lácteos: 20%.

Cereales: 20%.

Carnes, pescados y huevos: máximo 10%.

Esto es una visión muy amplia de ésta dieta y aunque es muy saludable, hoy en día cada vez está más adulterada con comidas rápidas, alimentos precocinados  y se realizan con materias primas de poca calidad. Es una dieta desde mi punto de vista con un buen enfoque y  yo haría hincapié en la importancia de los productos ecológicos, cocina casera y  no utilizar alimentos ultraprocesados o envasados en su preparación.

Para más información y recetas podéis mirar la Fundación Dieta Mediterránea. https://dietamediterranea.com

Dieta vegana.

Este patrón dietético se está volviendo cada vez más popular ya que está dando muy buenos resultados a pesar de alguna que otra deficiencia que puede ser solventada con suplementos dietéticos. Los alimentos incluidos en ésta dieta son todos de origen vegetal. Por lo tanto quedan fuera las carnes, pescados, huevos, lácteos y miel. El veganismo no es solo un patrón dietético sino también un estilo y filosofía de vida. Los veganos no usan productos de origen animal ni en su alimentación ni en su vida diaria, por lo tanto en su ropa no utilizan lana, cuero, pieles, etc. Tampoco usan productos cosméticos y otros de procedencia animal. Esto es un veganismo puro. Centrándonos en la alimentación y tomando ésta dieta en un sentido menos estricto voy a hablar del vegetarianismo que sí puede llegar a incluir alimentos de procedencia animal como lácteos, huevos y miel sin incluir la ingesta del animal.

Hay investigaciones que sugieren que el vegetarianismo aporta los siguientes beneficios:

  1. Mejora el estado de ánimo y suele haber menos incidencia de depresión.
  2. Mejora ciertas enfermedades: baja el colesterol, reduce el riesgo de infarto, hipertensión, obesidad, diabetes tipo 2, diverticulitis, estreñimiento, y piedras en la vesícula.
  3. Mantiene el peso ideal y una figura más esbelta.
  4. Es una dieta que suele tener menos toxicidad, especialmente si se consumen alimentos ecológicos. Los productos de origen animal sueles ser tratados con antibióticos , hormonas, tienen infecciones, parásitos y toxinas como consecuencia del hacinamiento.
  5. Es una dieta más respetuosa con el planeta ya que requiere menos energía y terreno para producir. Hay que tener en cuenta que gran parte de los campos se cultivan con alimento para el ganado.
  6. Potencia la visión. Los vegetarianos tienen menos degeneración macular.
  7. Los alimentos vegetales suelen ser menos costosos a excepción de algunos delicatessen.
  8. Podría mejorar el rendimiento deportivo, aunque en éste tema hay controversia.
  9. Apoya  y mejora el bienestar animal.
  10. Longevidad. Hay muchos indicios que muestran que la longevidad y el vegetarianismo están relacionados.

Para conocer más sobre la dieta vegana  y vegetariana podéis mirar el blog de Lucía Martinez “Dime que comes  que  tiene mucha información al respecto. La pega que tiene esta dieta es que suele tener carencia de vitamina B12 y Vitamina D así que unos suplementos se suelen recomendar cuando se sigue esta tendencia.

Dieta cetogénica.

La dieta cetogénica ha ido ganando popularidad últimamente y hay una gran comunidad que la sigue pues los beneficios son asombrosos.

La dieta Paleo que está tan de moda hoy en día es una dieta cetogénica y es el patrón dietético que seguían nuestros ancestros antes de la aparición de la agricultura. Consiste en eliminar completamente o casi los carbohidratos de la alimentación en forma de granos y cereales aumentando la cantidad de grasas y solo aumentando ligeramente la cantidad de proteínas ingeridas. Algunas dietas cetogénicas incluyen lácteos, otras solo quesos y algunas no incluyen lácteos en ninguna de sus variedades. En realidad no se recomienda la leche porque la cantidad de carbohidratos que posee podría dificultar la obtención de cetosis.

Los alimentos que componen ésta dieta son:

Verduras (grandes cantidades pues al tener pocas calorías y mucha fibra no aportan grandes cantidades de carbohidratos.). No se incluyen vegetales que tengan almidón como la patata o que sean ricos en azúcares como el maíz.

Carne, pescado y huevos.

Fruta ( en muy pocas cantidades) , frutos secos, semillas ( pocas cantidades) y aceites (sobre todo oliva y coco).

Las grasas principalmente se obtienen de los frutos secos, los aceites y el aguacate.

Esta dieta tiene muchos beneficios, cada vez más demostrados.

  1. Control del apetito. Aunque al principio pueden aparecer antojos por el dulce o por alimentos salados, éstos van desapareciendo conforme el cuerpo se adapta a la dieta.
  2. Disminuye los triglicéridos reduciendo así el riesgo de infarto y aterosclerosis.
  3. Aumenta el colesterol HDL ( conocida como colesterol bueno) y disminuye el LDL que es el causante a veces del infarto de miocardio.
  4. Mejora la diabetes tipo 2 al reducir los niveles de azúcar en sangre.
  5. Disminuye la presión arterial.
  6. Parece que influye positivamente en el desarrollo enfermedades cerebrales como el Alzheimer, Parkinson, epilepsia y otras.
  7. Es una dieta anti-inflamatoria ya que reduce la inflamación sistémica que los carbohidratos refinados y el exceso de éstos pueden llegar a producir.
  8. Hay personas con cáncer que han seguido una dieta cetogénica para evitar la reaparición de células cancerígenas después de haber eliminado el cáncer con bastante éxito.
  9. La dieta cetogénica es muy utilizada en regímenes de adelgazamiento con muy buenos resultados. Hay una tendencia actual que es utilizar ésta dieta para conseguir una pérdida de peso efectiva sobre todo en personas que no toleran bien los carbohidratos.
  10. Cura el acné.

Después de ésta visión de conjunto sobre éstos tres tipos de dietas os cuento mi experiencia. La dieta mediterránea o lo más parecido a ella es lo que yo siempre había tomado desde pequeña.

Desde jovencita yo tenía algo de reparo en comer animales y aunque no se explicar bien el sentimiento me daba pena comerlos, sobre todo a partir de un video que ví sobre como se criaban los pollos en granjas que luego vendían su carne a KFC, práctica denunciada por PETla ONG que defiende los derechos de los animales. No era cuestión de gustos, pues a mi la carne me ha gustado siempre( como  el jamón serrano, el pollo, la ternera). Son alimentos que tanto de sabor como textura me gustan. Sin embargo cuando los como no me encuentro bien conmigo misma. Hace dos años y medio me levanté un día que nos íbamos de vacaciones y de repente decidí que no quería comer animales mas. Llevaba tiempo queriendo dejar de comerlos pero por no tener que dar explicaciones a los demás de `porque no comía carne o por no sentirme un bicho raro en un país en el que el jamón serrano es un “ídolo” al final terminaba comiendo carne. Pues de repente me dió todo igual y empecé a ser vegetariana aunque comiendo pescado un par de veces al mes.

Ultimamente he querido experimentar de nuevo y he comido algo de pollo y ternera ecológica en un par de ocasiones, para ver como me sentía y he de decir que no me he encontrado mucho mejor por estar comiendo carne ecológica aunque no tan mal como con la carne industrial. También he experimentado con la dietas sin gluten y me van fenomenal. Así que para mí, cuando me encuentro mejor es con una dieta vegetariana y sin gluten o baja en gluten. Tengo compañeras de trabajo que siguen dieta paleo y están llenas de energía, tienen la piel estupenda y les sienta muy bien.

Sigas la dieta que sigas, busca siempre alimentos de calidad y lo menos procesados posible. Incluye muchas verduras y proteínas de calidad en tu dieta  y si tienes dudas o alguna enfermedad consulta con un nutritionista para que ajuste tu dieta y preferencias a los requerimientos nutricionales que necesites.

Espero que os haya resultado útil la información contenida en éste post. Si te ha gustado compártelo y deja algún comentario.

Si quieres mejorar tu salud y atención personalizada, contacta conmigo en el formulario de contacto.

¡Feliz día!

Gracia L.O.V.E.

 

¿Qué tal una dieta flexitariana?

Después de casi un par de años siguiendo una dieta vegetariana me estoy planteando cambiar mi patrón alimenticio.

En general, las personas que siguen una dieta vegana o vegetariana lo hacen por un motivo ético más que por un motivo relacionado con las papilas gustativas. Al menos esa fue mi intención cuando, de una día para otro, dejé la carne a un lado al pensar en como habían estado criados, alimentados y cuidados los animales de los que yo estaba comiendo su carne. Decidí que no quería fomentar la ganadería intensiva, el uso de hormonas, antibióticos y factores de crecimiento en animales y por supuesto el hacinamiento de éstos en jaulas y en condiciones insalubres. La cuestión ahora es, como en alguna ocasión me han preguntado, ¿por qué no comer carne de origen ecológico? Por un lado no me atrae la idea de comer animales, no solo por los motivos mencionados más arriba sino también por otros motivos. Me encantan los animales y no se bien explicar el porque, pero no me atrae la idea de comerlos. Por otro lado, hay ocasiones en las que siento que mi cuerpo me pide proteína animal y me sienta bien, me da energía y fuerza.

UN NUEVO CONCEPTO

Hace poco me encontré con un término nuevo, una nueva forma de alimentarse y a la vez cuidar del medio ambiente. La dieta flexitariana (flexitarian diet). Es una dieta que su base principal son los alimentos de origen vegetal que ocasionalmente se complementan con alimentos de origen animal procedentes de ganadería y pesca sostenible y ecológica. Siendo todos los alimentos que componen esta dieta de origen lo más LOCAL posible. El inconveniente de ésta dieta sigue siendo el mismo inconveniente que tienen las dietas vegetarianas y veganas. El comer fuera de casa restringe considerablemente la variedad de alimentos a consumir. Aunque de todas formas la dieta más sana es la que comemos en casa, preparada por nosotros mismos y con el mínimo procesamiento posible.

RESPONSABILIDAD ALIMENTICIA

Me gustaría apuntar un hecho que aunque ahora no seamos tan conscientes ha ido ocurriendo a lo largo de los últimos años. Hace años, y mi tía siempre me ha contado esto, en las casas se solía comer carne de «higos a brevas». Realmente era un alimento de lujo pues era cara y no estaba tan disponible como la tenemos hoy en día. Toda la carne que había era ecológica. No había tantos antibióticos ni hormonas inyectadas a los animales como las que utiliza la ganadería industrial. Era un producto que se consumía en ocasiones especiales.¿Qué ha ocurrido? Que a través de la ganadería industrial se produce carne de una forma rápida y barata y es asequible para que la comamos diariamente. Pero, ¿qué estamos comiendo realmente?. Mi consejo es que busques calidad. Es mejor comer MENOS CARNE y comerla de CALIDAD, por ejemplo ECOLÓGICA, que comer todos los días unas carnes hormonadas y adulteradas. Los trastornos hormonales en la población van en aumento, tendrá algo que ver?.

Las condiciones las pones tú. Es decir, si comes carne 1, 2 ó 3 veces en semana o tan solo una vez al mes es una decisión personal. Ten en cuenta esto también a la hora de elejir lácteos y huevos. Lo importante es hacer un consumo responsable y saber que cada bocado que nos llevamos a la boca tiene un impacto tanto en nuestro cuerpo como en el medio ambiente. Sé un consumidor responsable y no solo lo agradecerá tu salud, también lo agradecerán generaciones posteriores. No quiero terminar sin decir que hay muchas enfermedades tipo autoinmunes, hormonales (por ejemplo diabetes o hipertiroidismo) y otras alteraciones en la salud como tensión arterial alta o alto colesterol que en ocasiones han mejorado con una dieta vegetariana e incluso han llegado a desaparecer sus síntomas ( según la American Dietetic Association expone en su publicación del 2003 ) . Por ello mientras más alimentos de origen vegetal (verduras, frutas y legumbres) incluyas en tu dieta y menos alimentos procesados consumas ( incluyendo carnes de producción industrial), más beneficios vas a tener.

Cada uno de nosotros es un ser único e irrepetible y lo que le va bien a una persona no tiene porque funcionarle a otra. Escucha a tu cuerpo y actúa con responsabilidad. Gracia L.O.V.E.

Batidos paso a paso.

Zumos

Los batidos y jugos están muy de moda. Fotos de ellos los vemos en todos los medios sociales, cursos, maquinas extractoras, batidoras último modelo. Mi experiencia con ellos no es muy extensa pues la verdad es que a mi me encanta la fruta y verdura entera y me gusta masticar y conectar con los alimentos que tomo. Pero lo que si es cierto es que los batidos y jugos son una forma de tomar ENERGIA de forma RAPIDA y PORTABLE. Es la comida rápida del entorno saludable. Se pueden hacer unos batidos y jugos deliciosos y son comodín de muchas ocasiones, por ejemplo a la hora de PERDER PESO. Conozco a muchas personas que no pueden pasar sin ellos y teniendo en cuenta que somos un laboratorio, hasta que no experimentas con el tuyo no sabes si a ti te van o no, o lo que te sienta mejor. Pruébalos durante un mes y habla por ti mismo.
Batidos. Organic smoothie

¡Los BATIDOS son la caña!

Hoy me gustaría centrarme en los batidos pues son los que llevan la nutrición al completo a diferencia de los jugos a los cuales les eliminamos la fibra antes de consumirlos. Son una genial idea cuando estamos justos de tiempo o cuando no tenemos mucho apetito y a la vez sentimos necesidad de tomar algo.

BENEFICIOS de los batidos caseros.

Los batidos CASEROS son los más recomendables. Los comprados deben evitarse sobre todo si cuando leemos la etiqueta vemos que tienen azúcar o algún tipo de endulcorante artificial añadido. A diferencia de los zumos, los batidos poseen toda la fibra de la fruta lo que favorece que los azúcares de éstas no se absorban tan rápidamente y nos mantengan saciados por más tiempo. Además combaten el ESTREÑIMIENTO y nos aportan nutrientes esenciales como vitaminas, fitonutrientes y antioxidantes. Los batidos son fáciles de digerir al estar todos los alimentos licuados con lo que se favorece la digestión y pueden llegar a ser muy útiles en momentos en los que tenemos el sistema digestivo delicado.

Generalmente se utilizan FRUTAS, pero también se pueden utilizar VERDURAS y hacer, por ejemplo, deliciosos batidos verdes que tienen fama de ser depurativos. Dependiendo del contenido en agua, algunas frutas y verduras son mejores para hacer zumos y otras para batidos. Por ejemplo: mangos, plátanos, espinacas y aguacates van mejor en batidos y manzanas mientras que las zanahorias, el pepino, el apio y la piña van mejor para hacer zumos. Con estos sencillos pasos que detallo a continuación vas a poder hacer miles de combinaciones de forma fácil y obtener deliciosos y nutritivos batidos.
Batidos. Organic smoothie.

Batidos. Organic smoothie

¿ Cómo HACER un batido?

  1. Elige un LIQUIDO. Para la base líquida puedes utilizar agua, leche, agua de coco, leche de almendras o cualquier otra bebida vegetal e incluso cubitos de hielo. Este es un paso esencial. Le puedes añadir más o menos según la consistencia de batido que te guste.
  2. Elige una BASE utilizando una fruta o verdura consistente. Utiliza aguacate, mango o plátano. Puedes utilizar dos de ellos.
  3. Elige una FRUTA o VERDURA más ligera. Entre ellas fresas, arándanos, cualquier baya, piña, pera, kiwi o papaya.
  4. Añade algo que le de CONSISTENCIA y sirva para saciarte algo más. Este paso es importante si estamos tomando un batido que nos sustituya al desayuno o la cena y queremos aportar más nutrientes que sólo la fruta o verdura. Aquí podemos añadir mantequilla de cacahuete o de cualquier otro fruto seco, avena o frutos secos dejados en remojo, cáñamo, proteínas en polvo, etc.
  5. Posteriormente añadimos algunos alimentos con propiedades especiales, llamados en inglés SUPERFOODS. Los más utilizados son espirulina, chlorella, cúrcuma, jengibre, maca, cacao y semillas de chia.
  6. ENDULZA un poco si te gusta más dulce. Puedes poner un poquito de miel cruda, sirope de arce o dátiles (mi opción favorita).
  7. Añade algo VERDE. Todo lo que hay presente en la naturaleza que se come y es verde tiene unas propiedades innumerables. Nunca debe de faltar lo verde en nuestra alimentación si queremos tener una salud de hierro. Puedes utilizar espinacas o col kale. Aunque éste paso no es estrictamente necesario.
  8. Por último, ¡a batir!
    Batido.

 

Espero que el post te haya sido de utilidad y lo pongas en práctica. Si te ha gustado compártelo y comparte tu experiencia en los comentarios.

Si necesitas atención personalizada para mejorar tu salud, contacta conmigo a través del formulario de contacto.

¡Feliz día!

Gracia L.O.V.E.

Desayuno, empezando el día cargando las pilas.

EL DESAYUNO  

Para mí es una comida especial. Nos levantamos después de horas sin comer, en ayunas, con los depósitos de glucógeno VACIOS o casi, y lo que desayunemos puede influir enormemente en cómo vamos a comer el resto del día. Hace tiempo que ciertos mitos como que el desayuno es la comida más importante del día han pasado a la historia, e incluso está de moda el ayuno intermitente (pasar 14-18 horas sin comer). Lo más importante es que escuches a tu cuerpo, que te encuentres cómodo con tu elección, comas alimentos saludables y no obligándote a comer ni por el contrario pasando hambre a cosa hecha.

FRUTA  y FRUTOS SECOS.

La FRUTA es una de las mejores elecciones para el desayuno y no nos debe faltar, o bien en el desayuno a primera hora o a media mañana.

Desayuno. Frutos secos.

Yo a menudo tomo solo fruta fresca y frutos secos por la mañana. Sin límites. A veces le añado yogur natural ecológico. Ni pan, ni cereales ni nada que sea procesado es lo que mejor me sienta. Cuando DESAYUNO FRUTA con FRUTOS SECOS y SEMILLAS me siento súper ligera y con mucha energía. Esto también me ha ayudado en ocasiones a perder y mantener mi peso. Hacer esto 3 o 4 días a la semana me sienta genial.

PAN Y COMPAÑÍA.

El resto de días tomo tostadas ( a menudo de pan ecológico sin gluten) con tomate o aguacate y AOVE, mijo cocido, huevos (sobre todo en fin de semana) y algo que se me  ocurra de vez en cuando como overnight oats o pudín de chía. En el horno Cuatro Soles podéis encontrar un excelente pan ecológico fabricado con masa madre e ingredientes muy sanos y super saludables, podéis echar una ojeada a su web en el siguiente enlace Horno Cuatro Soles.  

Horno Cuatro Soles. Pan ecológico.

Pero todos somos diferentes y debes encontrar lo que te sienta mejor a tí. PRUEBA, EXPERIMENTA y ENCUENTRA lo que que nutre y te hace sentir bien.

DALE RIENDA SUELTA A TU IMAGINACIÓN.

Es cuestión de salir de la rutina y acostumbrar a tu cuerpo a cosas nuevas y saludables, incluso si lo que te va es algo a lo que no estamos acostumbrados a comer en nuestra sociedad para el desayuno. ¿Por qué no tomar un revuelto de verduras o un pedazo de tortilla que te sobró el día de antes? Deja volar tu imaginación. Hay muchas personas que se sienten fenomenal tomando batidos de frutas y verduras y jugos verdes. Ambos están muy de moda y aunque no deben sustituir completamente a la fruta entera, de vez en cuando nos ayudan cuando vamos justos de tiempo.

OLVIDATE de las magdalenas y galletas a diario, la bollería y los procesados. Mientras más natural, mejor para tu cuerpo.

Huevo pasado por agua.

Las personas además vamos cambiando y nuestras NECESIDADES son distintas. No hacemos lo mismo en verano y en invierno, entre semana y los fines de semana, cuando hacemos deporte, etc. Yo os puedo estar contando lo que desayuno hoy, y el año que viene cambiar la rutina. Adáptate a tu vida presente.

Vive aquí y ahora, en todos los sentidos, ¡hasta a la hora de desayunar!.

Gracia LOVE.