Comida y salud para nuestro cerebro

Nuestro cerebro es uno de los órganos que controlan nuestro organismo, nuestro comportamiento, pensamientos y en definitiva, nuestra salud. En muchas ocasiones no somos realmente conscientes de como afecta nuestra dieta y nuestros hábitos a la salud mental.

Cerebro sano. Coach Córdoba.
Salud para tú cerebro.

Cada vez son más frecuentes las enfermedades neurológicas: Alzheimer, demencia, autismo, hiperactividad y déficit de concentración, depresión, bipolaridad, parkinson, etc.

Tanto en niños como en adultos o personas mayores, estos trastornos pueden aparecer en cualquier edad y en personas con antecedentes de distintos tipos. Cuando pensamos en personas mayores hay muchos que piensan que estas enfermedades son propias de la edad, y esto no es del todo cierto. En niños es otro cantar.

¿Qué ocurre durante la gestación o en los primeros años de vida para que el niño desarrolle autismo? ¿y déficit de concentración e hiperactividad? Nos preguntamos ¿qué han podido hacer los padres o que hay en sus genes para que esto se desarrolle?. O quizás pensamos en la mala suerte, culpando al azar de este desenlace tan temido por esos padres que ven que sus hijos no tienen un comportamiento del todo “normal”.

Cerebro sano. Coach en Córdoba.
Salud para tu cerebro.

¿Qué nos está pasando?

Los motivos por los que estas enfermedades suceden no se conocen todavía y hay estudios que sugieren una cosa u otra, pero dejando a un lado la controversia de estos estudios me gustaría hablar de los avances que en ese sentido está dando la medicina funcional e investigaciones varias.

Dos eminencias en éste ámbito son el Dr. Hyman ( médico) y el Dr. Amen (psiquiatra). Ambos poseen mucha experiencia en neurociencia y coinciden en que nuestra salud cerebral depende de la alimentación y de nuestros hábitos mentales ( negatividad, falta de sueño, falta de ejercicio físico, falta de motivación, entre otras cosas).

El Dr. Hyman es director médico del Centro de Medicina Funcional de la Clínica Cleveland y chairman del Instituto de Medicina Funcional. El Dr. Amen es director de la Clínica Amen de Estados Unidos. Ambos investigan en profundidad los trastornos cerebrales y cada vez hay más claridad sobre qué causas pueden estar provocando éstos comportamientos, que en definitiva son desajustes fisiológicos del organismo.

En muchas investigaciones en la Clínica Amen, por cierto con bastante críticada por parte de ciertos organismos por la agresividad de sus prácticas, se han hecho escáneres cerebrales de personas a las que se les ha hecho un seguimiento mientras cambiaban su dieta y sus hábitos.

En éstos se han podido observar como la morfología del cerebro iba cambiando de una imagen parecida a una pasa arrugada cuando la persona tenía síntomas de una función cerebral anómala hacia una imagen de un cerebro más terso, con menos arrugas y de aspecto mucho más joven y saludable después de pocos años de tratamiento.

Realmente se está empezando a comprobar que los cambios en dieta y hábitos tienen un efecto directo sobre el cerebro que se puede medir no solo con los beneficios que la persona expresa que siente y manifiesta con su comportamiento sino también se puede medir con los escáneres cerebrales comprobando la morfología del cerebro. Estos estudios han sido duramente criticados por el hecho de exponer a las personas a radiación de manera innecesaria.

El origen, la causa y el síntoma.

Hay muchas personas que a menudo tienen síntomas de aturdimiento, agobio, niebla cerebral, fatiga, dolores de cabeza, cansancio, insomnio, etc. Además, como he comentado anteriormente, cada vez hay más personas que presentan trastornos neurológicos, depresión o ansiedad en algún momento de su vida. Esto es muy significativo y con lo que ha cambiado el estilo de vida y la dieta en los últimos 80 años, la sospecha de que éstos tengan bastante que ver aumenta considerablemente.

Los síntomas

Los síntomas son indicios o señales de algo que está ocurriendo o que va a ocurrir. Estas señales son las que he comentado anteriormente (dolores, insomnio, mareos, fatiga mental, niebla cerebral). El síntoma nos da información pero ésta hay que descifrarla y seguirle los pasos, lo cual no es tarea fácil. Los síntomas pueden ser observables o medibles desde fuera por otra persona o solo por la persona que los sufre. Por eso es importante tanto saber qué medir y analizar a la hora de recoger información de lo que siente la persona que previamente debe aprender a escuchar su cuerpo y entender las señales. Esta información es muy valiosa y mientras más datos tengamos mejor.

La causa

La causa es aquello que está provocando el síntoma. Se está viendo que una causa de muchas enfermedades crónicas de hoy en día es la inflamación crónica. La inflamación crónica no es apreciable a simple vista aunque si se puede medir por la cantidad de proteína C reactiva que hay en la sangre. En realidad, un mínimo de inflamación es beneficioso pues nos defiende de patógenos y nos mantiene el sanos. Sin embargo cuando esa inflamación aumenta sin motivo alguno ( aparente) y se mantiene activa en el tiempo, empieza a producir estragos en la salud de la persona. La enfermedades relacionadas con esta inflamación crónica  son el cáncer, enfermedades auto-inmunes, enfermedad de Chron, colitis ulcerosa, diabetes entre otras junto con las anteriormente nombradas relacionadas con la función cerebral.

El origen

Por último, el origen de todo esto no se sabe con certeza, pero es la conclusión a la que yo he querido llegar con éste post. El origen de la inflamación que provoca éste tipo de enfermedades, según doctores especialistas en salud integrativa está en ciertos alimentos y hábitos personales. Alimentos ultra-procesados y refinados son los que más influyen en la inflamación aunque hay algunos más que expondré a continuación. Estas listas de elementos tanto inflamatorios como anti-inflamatorios no es completa pero son los principales. Hay más factores que pueden influir tanto positiva como negativamente en nuestra salud cerebral.

  • Alimentos inflamatorios para el cerebro:
  1. Lácteos ( especialmente debido a la caseína que es la proteína de la leche). Elegir ecológicos.
  2. Harinas refinadas ( sobre todo de trigo) en pasta, pan, bollería. Elegir productos integrales mejor.
  3. Azúcar ( evitar a toda costa).
  4. Grasas trans ( se encuentran en frituras, en snacks fritos, patatas fritas de bolsa).
  5. Alcohol.
  6. Carne roja y procesada ( reducir su consumo).
  7. Aditivos (como el glutamato monosódico y otros). Leer bien las etiquetas.
  8. Gluten ( reducir su consumo).
  9. Alimentos que no son inflamatorios de por sí pero hay personas que tienen sensibilidad a ellos y sí producen inflamación en unas personas y en otras no.Estos alimentos son los huevos, algunos frutos secos o las verduras solenáceas ( berenjena, tomate, pimiento).
  10. Aceites refinados, de mala calidad o ricos en omega-6 ( aceite de girasol, aceite de maíz, de soja).
  • Alimentos anti-inflamatorios para el cerebro:
  1. Alimentos ricos en omega-3 ( pescado azul, aove, de chia, nueces, semillas y aceite de lino).
  2. Frutas ( arándanos, cerezas).
  3. Vegetales de hoja verde ( acelgas, bol choy, brócoli, col rizada) por sus antioxidantes y vitaminas.
  4. Especias ( cúrcuma y jenjibre).
  5. Magnesio ( ayuda a eliminar neurotoxinas y ayuda a combatir estrés). Está en alimentos integrales, semillas, hierbas secas, frutos secos y el cacao puro entre otros.
  6. Remolacha.
  7. Carnitina ( ayuda a eliminar tóxicos del organismo). El organismo es capaz de producir carotina a partir de los aminoácidos lisian y metionina, pero a veces esta cantidad no es suficiente y es bueno injerirlos en la dieta. La podemos encontrar en la ternera (sobre todo), en el cerdo, el pollo, en el bacalao y en el queso de cabra. Los alimentos de origen vegetal tienen muy poca carnitina.
  8. Te verde.
  9. Co Q10 ( coenzima Q10) que tiene propiedades antioxidantes. El cuerpo puede producir ésta co-enzima sin embargo a medida que envejecemos, se produce menos.Está en el pescado azul, en algunas vísceras e hígado, algunas verduras sobre todo verdes y crucíferas y frutos secos.
  10. Aguacates ( también ricos en omegas).
  • Hábitos inflamatorios para el cerebro:
  1. Dormir poco, apnea del sueño.
  2. Vida sedentaria.
  3. Exposición a neurotoxins ( pesticidas, pinturas, productos de limpieza, componentes de ciertos cosméticos, mercurio, plomo, ).
  4. Golpes en la cabeza en accidentes o en ciertos deportes como en el fútbol, rugby).
  5. Exceso de peso continuado, obesidad e ingesta excesiva de calorías.
  6. Fumar.
  7. Stress.
  8. Depresión, mentalidad negativa.
  9. Hipertensión.
  10. Consumo de medicamentos y drogas.
  • Hábitos anti-inflamatorios para el cerebro.
  1. Dormir 8 horas.
  2. Hacer ejercicio físico al menos 2 días a la semana.
  3. Tener un entorno limpio, no utilizar productos de limpieza ni cosméticos excesivamente tóxicos, airear las habitaciones a diario, evitar la polución ambiental siempre que se pueda.
  4. Aprender cosas nuevas, salir de la zona de confort.
  5. Tener control del peso saludable, evitar el sobrepeso.
  6. Mentalidad positiva y proactiva.
  7. Agradecimiento diario. Apreciar lo bueno que uno tiene.
  8. Manejo del estrés.
  9. Llevar una dieta saludable.
  10. Meditación o relajación diaria.

Mi visión

Nuestra salud cerebral depende de nosotros mismos. Quizás nos veamos como víctimas de la política, de la industria, de nuestras limitaciones económicas o de nuestra carencia de recursos a la hora de hacer las mejores elecciones para nuestra salud, pero si mejoráramos nuestro entorno, hábitos y alimentación un poquito mas, los beneficios serían enormes. Es difícil hoy en día vivir en una burbuja y realmente no creo que haya muchas personas que quieran vivir así, yo al menos no quiero. Por este motivo he querido compartir con vosotros mi visión de como mejorar la salud cerebral que, en definitiva, afecta a la salud general, ya que como seres integrados que somos tenemos todas nuestras funciones conectadas.

Si cada día somos más conscientes de como mejorar nuestra salud, seremos capaces de hacer las mejores elecciones y evitar aquello dañino. Cada vez hay más alternativas buenas a aquello a lo que nos hemos acostumbrando en los últimos 50 años y esto solo va a ir aumentando. Con lo cual yo os ánimos a todos a apostar por nuestra salud y la de nuestros hijos, que en definitiva son los que van a ir sufriendo de no poner remedio a ésta epidemia de enfermedades crónicas de la que estamos rodeados.

Espero que os haya resultado útil la información contenida en éste post. Si te ha gustado compártelo y deja algún comentario.

Si quieres mejorar tu salud cerebral y atención personalizada, contacta conmigo en el formulario de contacto.

¡Feliz día!

Gracia L.O.V.E.

Coaching Córdoba.

Deja un comentario