LO QUE NECESITAS SABER SOBRE LA DIETA PERFECTA.

Los patrones dietéticos a lo largo de la historia y de las culturas han ido cambiando. Hay modas, tendencias y preferencias en cuanto a la dieta se refiere que hacen que vayamos fluctuando entre unas y otras sin ciertamente saber qué estamos haciendo y sin realmente saber si nos sientan bien o no. En nutrición, hoy en día encontramos de todo. Hay teorías que defienden ciertas tendencias ( por ejemplo las que proclaman que los lácteos no son buenos) y otras teorías defienden todo lo contrario. Todo ello apoyado por investigaciones y estudios que curiosamente demuestran hipótesis opuestas.

Algo más que ingerir alimentos.

Todo esto nos viene a decir que la nutrición no es una ciencia exacta, al igual que la medicina. Cada persona, cada organismo y cada alimento interaccionan de forma diferente y al igual que la apariencia física varía entre una persona y otra, los órganos y sistemas internos también varían de una persona a otra. Todos somos bioquímicamente diferentes. La nutrición va más allá del hecho de ingerir alimentos. El estado de ánimo, nuestra raza, nuestros antepasados, nuestra gestación y primeros años de vida, etc influyen en como respondemos ante ciertos alimentos. LA DIETA PERFECTA es la que a tí te sienta bien y para ello tienes que escuchar a tu cuerpo y experimentar con distintas tendencias dietéticas para encontrar lo que te va bien.

Tendencias actuales.

Hay más de 100 tipos de teorías dietéticas pero yo me voy a centrar en tres que yo considero que hoy en día son las tendencias saludables principales de alimentación. La dieta mediterránea tradicional, la dieta cetogénica (ejemplo Paleo) y la dieta vegana-vegetariana. Estas tres tendencias son las más extendidas en la población y en las siguientes líneas hablaré de manera general qué elementos componen estas dietas y mi opinión sobre ellas. Otras dietas incluyen la macrobiótica, la crudívora, la del ayuno intermitente, atkins, la dieta del grupo sanguíneo, dieta dukan y así hasta más de la centena.

Dieta mediterránea.

La dieta mediterránea has sido universalmente reconocida como una de las dietas más saludables que existen. Es una dieta muy equilibrada y su base son los alimentos vegetales, hortalizas, legumbres, cereales, frutas, frutos secos y aceite de oliva. También incluye aves de corral, pescados, huevos y lácteos en menor cantidad y carnes rojas de manera ocasional. La comida principal suele estar regada con una copa de vino. Es una dieta que tiene gran diversidad y los nutrientes en los platos tradicionales están bastante equilibrados. No es una dieta para nada restrictiva y se beneficia de las combinaciones de alimentos y platos apetitosos que hacen que ésta dieta sea muy atractiva y para nada monótona. La dieta mediterránea también abarca un estilo de vida en el que la convivencia con los que tenemos alrededor, hacer de la comida toda una celebración y disfrutar de tertulias durante y después de la comida hacen que se cubran necesidades no solo nutricionales sino también espirituales.

La COMBINACION de los alimentos con este tipo de dieta es la siguiente:

Frutas, hortalizas y cereales ( así como tubérculos y legumbres ): 50%.

Lácteos: 20%.

Cereales: 20%.

Carnes, pescados y huevos: máximo 10%.

Esto es una visión muy amplia de ésta dieta y aunque es muy saludable, hoy en día cada vez está más adulterada con comidas rápidas, alimentos precocinados  y se realizan con materias primas de poca calidad. Es una dieta desde mi punto de vista con un buen enfoque y  yo haría hincapié en la importancia de los productos ecológicos, cocina casera y  no utilizar alimentos ultraprocesados o envasados en su preparación.

Para más información y recetas podéis mirar la Fundación Dieta Mediterránea. https://dietamediterranea.com

Dieta vegana.

Este patrón dietético se está volviendo cada vez más popular ya que está dando muy buenos resultados a pesar de alguna que otra deficiencia que puede ser solventada con suplementos dietéticos. Los alimentos incluidos en ésta dieta son todos de origen vegetal. Por lo tanto quedan fuera las carnes, pescados, huevos, lácteos y miel. El veganismo no es solo un patrón dietético sino también un estilo y filosofía de vida. Los veganos no usan productos de origen animal ni en su alimentación ni en su vida diaria, por lo tanto en su ropa no utilizan lana, cuero, pieles, etc. Tampoco usan productos cosméticos y otros de procedencia animal. Esto es un veganismo puro. Centrándonos en la alimentación y tomando ésta dieta en un sentido menos estricto voy a hablar del vegetarianismo que sí puede llegar a incluir alimentos de procedencia animal como lácteos, huevos y miel sin incluir la ingesta del animal.

Hay investigaciones que sugieren que el vegetarianismo aporta los siguientes beneficios:

  1. Mejora el estado de ánimo y suele haber menos incidencia de depresión.
  2. Mejora ciertas enfermedades: baja el colesterol, reduce el riesgo de infarto, hipertensión, obesidad, diabetes tipo 2, diverticulitis, estreñimiento, y piedras en la vesícula.
  3. Mantiene el peso ideal y una figura más esbelta.
  4. Es una dieta que suele tener menos toxicidad, especialmente si se consumen alimentos ecológicos. Los productos de origen animal sueles ser tratados con antibióticos , hormonas, tienen infecciones, parásitos y toxinas como consecuencia del hacinamiento.
  5. Es una dieta más respetuosa con el planeta ya que requiere menos energía y terreno para producir. Hay que tener en cuenta que gran parte de los campos se cultivan con alimento para el ganado.
  6. Potencia la visión. Los vegetarianos tienen menos degeneración macular.
  7. Los alimentos vegetales suelen ser menos costosos a excepción de algunos delicatessen.
  8. Podría mejorar el rendimiento deportivo, aunque en éste tema hay controversia.
  9. Apoya  y mejora el bienestar animal.
  10. Longevidad. Hay muchos indicios que muestran que la longevidad y el vegetarianismo están relacionados.

Para conocer más sobre la dieta vegana  y vegetariana podéis mirar el blog de Lucía Martinez “Dime que comes  que  tiene mucha información al respecto. La pega que tiene esta dieta es que suele tener carencia de vitamina B12 y Vitamina D así que unos suplementos se suelen recomendar cuando se sigue esta tendencia.

Dieta cetogénica.

La dieta cetogénica ha ido ganando popularidad últimamente y hay una gran comunidad que la sigue pues los beneficios son asombrosos.

La dieta Paleo que está tan de moda hoy en día es una dieta cetogénica y es el patrón dietético que seguían nuestros ancestros antes de la aparición de la agricultura. Consiste en eliminar completamente o casi los carbohidratos de la alimentación en forma de granos y cereales aumentando la cantidad de grasas y solo aumentando ligeramente la cantidad de proteínas ingeridas. Algunas dietas cetogénicas incluyen lácteos, otras solo quesos y algunas no incluyen lácteos en ninguna de sus variedades. En realidad no se recomienda la leche porque la cantidad de carbohidratos que posee podría dificultar la obtención de cetosis.

Los alimentos que componen ésta dieta son:

Verduras (grandes cantidades pues al tener pocas calorías y mucha fibra no aportan grandes cantidades de carbohidratos.). No se incluyen vegetales que tengan almidón como la patata o que sean ricos en azúcares como el maíz.

Carne, pescado y huevos.

Fruta ( en muy pocas cantidades) , frutos secos, semillas ( pocas cantidades) y aceites (sobre todo oliva y coco).

Las grasas principalmente se obtienen de los frutos secos, los aceites y el aguacate.

Esta dieta tiene muchos beneficios, cada vez más demostrados.

  1. Control del apetito. Aunque al principio pueden aparecer antojos por el dulce o por alimentos salados, éstos van desapareciendo conforme el cuerpo se adapta a la dieta.
  2. Disminuye los triglicéridos reduciendo así el riesgo de infarto y aterosclerosis.
  3. Aumenta el colesterol HDL ( conocida como colesterol bueno) y disminuye el LDL que es el causante a veces del infarto de miocardio.
  4. Mejora la diabetes tipo 2 al reducir los niveles de azúcar en sangre.
  5. Disminuye la presión arterial.
  6. Parece que influye positivamente en el desarrollo enfermedades cerebrales como el Alzheimer, Parkinson, epilepsia y otras.
  7. Es una dieta anti-inflamatoria ya que reduce la inflamación sistémica que los carbohidratos refinados y el exceso de éstos pueden llegar a producir.
  8. Hay personas con cáncer que han seguido una dieta cetogénica para evitar la reaparición de células cancerígenas después de haber eliminado el cáncer con bastante éxito.
  9. La dieta cetogénica es muy utilizada en regímenes de adelgazamiento con muy buenos resultados. Hay una tendencia actual que es utilizar ésta dieta para conseguir una pérdida de peso efectiva sobre todo en personas que no toleran bien los carbohidratos.
  10. Cura el acné.

Después de ésta visión de conjunto sobre éstos tres tipos de dietas os cuento mi experiencia. La dieta mediterránea o lo más parecido a ella es lo que yo siempre había tomado desde pequeña.

Desde jovencita yo tenía algo de reparo en comer animales y aunque no se explicar bien el sentimiento me daba pena comerlos, sobre todo a partir de un video que ví sobre como se criaban los pollos en granjas que luego vendían su carne a KFC, práctica denunciada por PETla ONG que defiende los derechos de los animales. No era cuestión de gustos, pues a mi la carne me ha gustado siempre( como  el jamón serrano, el pollo, la ternera). Son alimentos que tanto de sabor como textura me gustan. Sin embargo cuando los como no me encuentro bien conmigo misma. Hace dos años y medio me levanté un día que nos íbamos de vacaciones y de repente decidí que no quería comer animales mas. Llevaba tiempo queriendo dejar de comerlos pero por no tener que dar explicaciones a los demás de `porque no comía carne o por no sentirme un bicho raro en un país en el que el jamón serrano es un “ídolo” al final terminaba comiendo carne. Pues de repente me dió todo igual y empecé a ser vegetariana aunque comiendo pescado un par de veces al mes.

Ultimamente he querido experimentar de nuevo y he comido algo de pollo y ternera ecológica en un par de ocasiones, para ver como me sentía y he de decir que no me he encontrado mucho mejor por estar comiendo carne ecológica aunque no tan mal como con la carne industrial. También he experimentado con la dietas sin gluten y me van fenomenal. Así que para mí, cuando me encuentro mejor es con una dieta vegetariana y sin gluten o baja en gluten. Tengo compañeras de trabajo que siguen dieta paleo y están llenas de energía, tienen la piel estupenda y les sienta muy bien.

Sigas la dieta que sigas, busca siempre alimentos de calidad y lo menos procesados posible. Incluye muchas verduras y proteínas de calidad en tu dieta  y si tienes dudas o alguna enfermedad consulta con un nutritionista para que ajuste tu dieta y preferencias a los requerimientos nutricionales que necesites.

Espero que os haya resultado útil la información contenida en éste post. Si te ha gustado compártelo y deja algún comentario.

Si quieres mejorar tu salud y atención personalizada, contacta conmigo en el formulario de contacto.

¡Feliz día!

Gracia L.O.V.E.

 

Deja un comentario