¿Quieres tener más energía? Empieza cuidándote.

¿Cómo te cuidas?

Los cuidados personales son de suma importancia. Actividades diarias como son el darnos una ducha, ponernos crema, limpiarnos la cara y desmaquillarnos en el caso de las mujeres y el afeitado en caso de los hombres, se convierten a veces en actividades rutinarias que pasamos por alto en cuanto a los beneficios y energía que nos reportan y su importancia.

Mi experiencia.

Retornando unos años en mi pasado, yo no recuerdo cuidarme de manera consciente. De hecho, durante muchos años no tenía una buena relación con mi cuerpo debido a mi relación con la comida y a la carencia de gestión emocional. Y una de las cosas que me han ayudado a recuperarme y tener la buena relación que tengo ahora conmigo misma es a través de los cuidados personales. Hay muchas cosas que podemos hacer tanto para subirnos la autoestima en un momento determinado como para calmar los nervios o la ansiedad en otros momentos.

¿Cuál es tu historia?

¿Qué es cuidarte?

Cuidarte es hacer toda aquella actividad que te nutre y te renueva de manera que sientes incrementada tu energía y a su vez te llena de calma. Es muy beneficioso tener muestras de auto-cuidado en todos los niveles: nivel físico, mental, emocional, social y espiritual. Una actividad puede ser una lata o motivo de estrés o simplemente ser una fuente de inspiración y renovación a un nivel profundo. Todo depende de tu enfoque y del tiempo que dejamos a esa actividad. Cuando vamos con prisa, excedemos nuestras agendas y dedicamos tiempo a cosas sin importancia en lugar de centrarnos en lo verdaderamente importante creamos un estrés que hace que no disfrutemos ni si quiera de actividades que en condiciones normales serían placenteras para nosotros.

Hazte responsable.

El cambio en el enfoque que le das a tu vida y a tu comportamiento, depende de ti. Tu salud y bienestar y el de los que te rodean deben ser motivación suficiente para empezar a tomar conciencia de como haces las cosas y reconocer que si nosotros no nos cuidamos, nadie lo va a hacer por nosotros.

Para empezar debes de ser muy consciente de tus necesidades. A veces esperamos que los demás cubran nuestras necesidades y nos llevamos decepciones porque pensamos que los demás nos conocen, saben lo que necesitamos y dejamos ciertas cosas a la merced de los que nos rodean. Nuestros seres queridos, familiares y amigos, no son adivinos y a menos que nos mostremos, nos hagamos cargo de nuestras necesidades y las comuniquemos va a ser desafiante que la satisfacción sea completa. Puede haber incluso confusión y conflictos de intereses al acumular tensión por estar suprimiendo necesidades que o no somos conscientes de que las tenemos o que nos da “cosa” hacerlo saber a los demás. Igualmente para los demás, a veces podemos estar imponiendo algo porque suponemos que el otro lo necesita y nada más lejos de la realidad.

¿Que necesitas realmente?
¿Cuando lo necesitas?
¿De qué manera necesitas eso?

El auto-cuidado es una forma de empezar a nutrir esa necesidad básica de sentirte bien con tu cuerpo y con tu ser que todos tenemos. Conociendo como funciona el auto-cuidado y reconociendo tus necesidades puedes pedir apoyo y dar tu apoyo a tus seres queridos. A veces hay necesidades que coinciden y otras no. Somos seres individuales y debemos respetar y ser respetados. No pasa nada por tener necesidades diferentes. Honra esas diferencias.

Actividades para promover el auto-cuidado.

Algunas de éstas actividades parece que te sirven a un solo nivel pero en realidad hay un beneficio mente-cuerpo-alma en todas ellas. !Disfrútalo!

  1. Convierte tu higiene personal en un ritual: Puedes hacerlo cada día distinto o igual todos los días a modo de ritual. Baño de espuma, ducha, crema, etc. Aprovecha para cuidar tu piel y despertar tus sentidos.
  2. Paseo por la naturaleza: esto tiene un beneficio intenso. Nos oxigenamos, ponemos en marcha nuestro sistema circulatorio y fortalecemos el corazón y los pulmones. Aprovecha cuando pases por un árbol y lo abrazas. Si, ríete, pero no te puedes imaginar la energía que aporta este hecho.
  3. Leer, escribir, pintar. A cada uno de nosotros nos gustan actividades distintas por un motivo u otro. Elige la actividad que más te hace aflorar tu ser interior. Deja volar tu imaginación, quizás cantar, bailar, hacer puzzles, coser, tocar algún instrumento, etc.
  4. Salir a cenar y disfrutar sin tener que preparar, cocinar, recoger… Esto tiene un poder muy relajante. A menudo llegamos a la comida estresados y no disfrutamos del momento pues solo de pensar en todo lo que hay que hacer después de comer y después de recoger la cocina, platos,… Date un capricho de vez en cuando y disfruta de ser servido y poder relajarte.
  5. Masajes. Hay tanta variedad de masajes que seguro que podemos elegir el que mejor nos viene en ese momento. Masaje deportivo, sueco, de aroma terapia, sueco, relajante, shiatsu ( japonés), tejido profundo, reflexología, etc. Los masajes se han utilizado durante siglos y sirven para estimular el sistema nervioso, inmunológico, relajar los músculos o aliviar dolores.
  6. 6. Masaje con toalla caliente.
    Para realizar esta práctica utiliza una toalla pequeña y mójala en agua muy calentita. Ve dándote un masaje por todo el cuerpo mojándola en agua caliente cada vez que se enfríe. Este ejercicio activa el sistema nervioso y lo estimula a la vez que lo calma.
  7. Bolsa de agua caliente. Llenar una bolsa caliente de toda la vida y colocarla en la parte del cuerpo que más nos apetezca. Tradicionalmente se utiliza para calmar molestias estomacales e intestinales, gases, etc y también para dolores de espalda o cuello.
  8. Meditación. La meditación tiene un poder tremendo, sobre todo al centrarnos en la respiración, que debe ser abdominal. Hacer espiraciones largas y conectar con nuestra respiración activa el sistema parasimpático que es el que favorece la respuesta relajadora e inactiva la respuesta del organismo frente al estrés. Hay muchas formas de practicarla, pero si eres totalmente novel en este tema, te recomiendo que empieces simplemente sentado o tumbado y respirar contando 4 hacia dentro y 6 hacia fuera. Haciendo una pequeña pausa entre inspiración y espiración. Déjate llevar por el momento. Unos 5 o 10 minutos todos los días obran maravillas.
  9. Practicar tu deporte o ejercicio favorito. Mientras más disfrutemos de la actividad, más beneficio vamos a obtener. Prueba varias cosas hasta que encuentres lo que más te motiva y mejor te hace sentir. Aun así, te recomiendo que mantengas la actividad un par de meses para conectar bien con ello y saber si es o no lo tuyo. De cualquier manera, ¡Muévete!.
  10.  Escuchar tu música favorita. Esta es una de mis herramientas preferidas. Yo uso la red social de música Spotify y tengo varias listas para distintos momentos del día. Tengo listas para relajarme, para cuando necesito motivación, cuando estoy nostálgica, cuando quiero activarme, para ir a correr, etc.

Ser consciente de tus necesidades y tanto satisfacerlas como comunicarlas te va a dar un bienestar que te ayudara a volver a tu equilibrio interno cada vez que te desvíes de el. Sobre todo en momentos de estrés o de pérdidas de cualquier tipo.

Recuperando instintos

No es estar todo el día mirándonos el ombligo porque no se trata de eso. Se trata de recuperar un instinto que todos traemos de fábrica, un instinto que hace que todo nuestro ser se mueva para dar el máximo potencial, lo mejor de uno mismo. La búsqueda de la felicidad es algo en lo que desde el comienzo de la humanidad el hombre ha centrado su atención. Hemos filosofado, inventado, experimentado tantas cosas para encontrar la felicidad que nos hace pensar si realmente existe. Para mí la felicidad es un estado del ser, es aquel punto en el que nuestros pensamientos, emociones y comportamientos están alineados de manera que no importa lo que pase a nuestro alrededor, sabemos que vamos a estar bien. Confianza en uno mismo, confianza en ser dueños de nuestra felicidad. Y todo empieza con los auto-cuidados para traer de vuelta ese instinto, parte animal y parte humano que sienta la base de una vida plena y satisfactoria.

“ Cuida tu cuerpo, es el único lugar en el que tienes que vivir” – Jim Rohn.

Espero que os haya resultado útil la información contenida en éste post. Si te ha gustado compártelo y deja algún comentario.

Si quieres mejorar tu salud y atención personalizada, contacta conmigo en el formulario de contacto.

¡Feliz día!

Gracia L.O.V.E.

 

 

 

 

Deja un comentario